Cirugía para extirpar adenoma de próstata: indicaciones y tipos de tratamiento quirúrgico, consecuencias y rehabilitación

La hiperplasia prostática benigna (adenoma de próstata) a menudo ocurre en hombres mayores de 40-50 años. En las etapas iniciales de la enfermedad, a los pacientes se les muestra medicación. Si los medicamentos no son efectivos para restaurar la glándula prostática, se realiza una operación para extirpar el adenoma de próstata, que se lleva a cabo utilizando un endoscopio, láser y otras técnicas modernas. Las consecuencias y complicaciones después de dicha cirugía son mínimas, pero los precios de los métodos mínimamente invasivos son más altos.

¿Qué es el adenoma de próstata?

En un estado normal, la glándula prostática tiene un tamaño que corresponde al fruto de una castaña. Este órgano masculino participa en la producción de esperma, asegura su viscosidad óptima. La glándula se encuentra debajo de la vejiga, cubre el uréter. El proceso de micción depende de la condición de la próstata. Si se producen cambios en la glándula y comienzan a aumentar, la luz del canal urinario disminuye. El adenoma es una proliferación benigna de tejido fibromuscular en la próstata, que ocurre por varias razones:

  • edad del paciente (después de 45 años);
  • cambios hormonales
  • inflamación crónica del adenoma;
  • estrés psicoemocional;
  • consumo excesivo de alcohol;
  • enfermedades infecciosas previas de la próstata.

Remoción de adenoma de próstata

Una operación en la próstata se realiza cuando otros métodos de tratamiento fallan. Si la enfermedad se detecta en una etapa temprana, se puede superar con una terapia conservadora. Los medicamentos pueden retrasar el crecimiento de los tejidos de los órganos o detenerse por completo. En las formas graves de adenoma y la presencia de enfermedades concomitantes (prostatitis, cistitis, uretritis), el médico ordena la escisión parcial o completa de la glándula prostática. Hay varias formas de eliminar el adenoma de próstata, desde la cirugía abdominal clásica hasta las técnicas mínimamente invasivas que preservan todas las funciones del órgano.

Indicaciones

Se envía a un hombre para tratamiento quirúrgico del adenoma de próstata en las siguientes condiciones:

  • síndrome de dolor persistente;
  • terapia farmacológica ineficaz;
  • edad mayor de 65 años;
  • progresión rápida de hiperplasia (proliferación de tejidos);
  • dificultad severa para orinar;
  • función renal deteriorada;
  • cálculos en la vejiga

Tipos de tratamiento quirúrgico

La operación para eliminar el adenoma de próstata en ausencia de contraindicaciones se lleva a cabo de varias maneras:

  1. Intervención radical. La prostatectomía abierta se divide en peritoneal y perineal. Al aplicar el método, se hace un corte con un bisturí para extirpar el tumor. Junto con él, el hierro se elimina por completo. La ventaja de una operación abierta es un precio asequible, la presencia de una gran cantidad de especialistas. Las desventajas de esta técnica son más: la duración del procedimiento, dolor durante el procedimiento, gran pérdida de sangre, un alto riesgo de complicaciones.
  2. Resección transuretral. La extirpación parcial de la próstata se realiza con un endoscopio o pequeñas incisiones con instrumentos quirúrgicos. Este método tiene más ventajas: falta de suturas, pérdida de sangre mínima, buena tolerancia, bajo riesgo de complicaciones. Contras de la resección transuretral: no se puede extirpar un tumor benigno grande; los pacientes que toman anticoagulantes tienen riesgo de sangrado.
  3. Resección laparoscópica. Se lleva a cabo mediante equipo endoscópico. Durante la resección, se realizan 3 incisiones en miniatura. Ventajas de la laparoscopia: velocidad de manipulación, corto período de rehabilitación, síndrome de bajo dolor, efecto cosmético ideal. La desventaja de la técnica es la posible aparición de reacciones adversas en forma de disfunción eréctil e incontinencia urinaria.

Preparación para el tratamiento quirúrgico.

Una operación en la glándula prostática se lleva a cabo después de un examen exhaustivo, que incluye:

  • análisis general y bioquímico de sangre y orina;
  • sembrar orina para sensibilidad a los antibióticos;
  • un coagulograma para determinar la coagulabilidad de la sangre;
  • radiografía de los pulmones;
  • factor rhesus sanguíneo, hepatitis, VIH, SIDA;
  • consulta de un anestesiólogo, urólogo, terapeuta.

¿Cómo se realiza la cirugía de próstata?

Todos los métodos modernos para eliminar el adenoma de próstata tienen dos objetivos: reducir la reacción negativa del cuerpo en el postoperatorio y reducir la carga durante la cirugía. La comparación de los métodos modernos y clásicos muestra la superioridad de los últimos métodos mínimamente invasivos. Después de su implementación, los pacientes se recuperan completamente en solo unos días, y las consecuencias se minimizan. En el 80% de los hombres, las funciones urinarias y reproductivas están completamente preservadas.

Resección transuretral

La esencia de la operación es la eliminación completa de la hiperplasia prostática benigna sin incisiones innecesarias. El procedimiento se lleva a cabo utilizando un dispositivo especial: un resescope, que se introduce al hombre en la uretra. El cirujano monitorea visualmente el progreso de la operación. Operando con bucles de resescopio, el médico corta las neoplasias en capas. El paciente está de espaldas, con las piernas levantadas. Al final del rezeskop hay una fuente de luz y una pequeña manguera con la que se suministra y aspira agua. El procedimiento se lleva a cabo no más de una hora. Después de que el paciente logra mantener un nivel natural de potencia.

Adenomectomía

Más recientemente, este tipo de resección de próstata fue la principal. Ahora, dicha intervención se prescribe en un caso extremo, cuando otros tipos de escisión del adenoma no están disponibles para el paciente. Durante la operación, se realiza una incisión en la parte inferior del abdomen. Dependiendo del método elegido, la vejiga también se puede diseccionar. El adenoma se elimina con un cuchillo eléctrico, después de lo cual se realiza la hemostasia y la herida se sutura en capas. La adenomectomía dura 2-3 horas. Después de una intervención en la uretra del paciente, se instala un catéter para lavar la vejiga.

Laparoscopia

La operación se realiza con instrumentos especiales: trócares. Estos son tubos huecos que se insertan en la cavidad peritoneal del paciente. Se les introduce un laparoscopio equipado con una cámara de video. Se requieren de 3 a 6 trócares para extirpar el tumor de adenoma. Para insertar los tubos, el médico realiza una pequeña incisión de hasta 1 cm, por lo que las suturas postoperatorias son invisibles. Después de la eliminación del adenoma, los tejidos se trituran y se eliminan a través de trócares. La duración promedio de la operación es de 2 horas.

Enucleación

La cirugía se realiza con un láser. Esta es una extracción indolora de los lóbulos de próstata con la preservación completa de su integridad. El equipo tiene un endoscopio con óptica, que le permite al cirujano ver el progreso de la operación. El láser se alimenta a través del puerto en el endoscopio. Después de la escisión, el tejido extraído se transfiere cuidadosamente a la vejiga, se pulveriza con un láser y luego se extrae con un catéter con drenaje. La cirugía dura 1, 5 horas.

Embolización de las arterias prostáticas.

Otra operación mínimamente invasiva en la glándula prostática. La esencia de la intervención es el bloqueo o bloqueo de los vasos arteriales que suministran sangre a la próstata. La embolización arterial ayuda a reducir el tamaño de las glándulas. El médico realiza una incisión en la ingle, inserta un catéter a través de un pequeño orificio en un vaso grande y luego lo dirige hacia las venas más pequeñas del órgano masculino. Usando pequeñas partículas (émbolos), el cirujano obstruye el vaso arterial que alimenta el adenoma en ambos lados. El procedimiento dura de 1 a 4 horas, lo que depende del tamaño de la glándula afectada.

Operación láser

El tratamiento con láser del adenoma de próstata se lleva a cabo de varias maneras: ablación (se quema el tumor), enucleación (se extirpa la hiperplasia prostática), coagulación (atrofia de las células tumorales). Según las revisiones de los pacientes, la ablación con láser preserva la función eréctil tanto como sea posible. El procedimiento se divide en vaporización fotosensible de adenoma y holmio.

En el primer procedimiento, el tumor se evapora cuando el rayo láser calienta los tejidos fibrosos de la glándula prostática a altas temperaturas, después de lo cual se evaporan. La ablación con láser de holmio se realiza por contacto, como una resección transuretral (un pulso láser elimina el tumor). En promedio, cada operación láser lleva de 1 a 1.5 horas.

Periodo postoperatorio

Cualquier operación para eliminar el adenoma de próstata se realiza bajo anestesia general o bajo anestesia epidural. En algunos casos, la resección transuretral se permite bajo anestesia local. Independientemente del tipo de operación, la recuperación y la rehabilitación se basan en un principio. Después de la intervención, la vejiga se lava con solución salina durante varias horas para evitar la formación de coágulos sanguíneos. El paciente no puede ir al baño, por lo que se instala un tubo de catéter para extraer la orina.

Después de 2-3 días, si la rehabilitación es exitosa, se retira el catéter de la uretra. Cuando el paciente está en el hospital, para prevenir la infección, se le prescribe un curso de medicamentos antibacterianos. La duración promedio de los síntomas postoperatorios es de 1-2 semanas, lo que depende de la salud general del paciente. Recomendaciones antes del alta:

  • siga estrictamente la dieta prescrita;
  • no levantar pesas;
  • visite a un médico regularmente;
  • renunciar al alcohol;
  • beba muchos líquidos;
  • abandonar la actividad sexual por 1, 5 meses;
  • Senderismo diario.

Complicaciones

Inmediatamente después de cualquier cirugía para extirpar un tumor de próstata, la principal complicación es un trastorno urinario. A veces, en las primeras etapas de la orina, puede observar sangre desde una pequeña cantidad hasta un sangrado que requiere transfusión. Complicaciones después de la cirugía en un período posterior:

  • infecciones del tracto urinario;
  • incontinencia urinaria
  • intoxicación por agua;
  • disfunción eréctil
  • eyaculación retrógrada;
  • estrechamiento del cuello de la vejiga o la uretra.

Las consecuencias de la operación.

Si las complicaciones después de la cirugía pasan con el tiempo, las consecuencias negativas para el cuerpo masculino pueden permanecer para siempre. Si no se siguen las prescripciones y recomendaciones del médico, puede ser necesaria una segunda resección de la próstata. Otros efectos de la cirugía de extirpación de adenoma de próstata:

  • procesos inflamatorios en la pelvis;
  • infertilidad
  • falta de eyaculación durante las relaciones sexuales;
  • cáncer de próstata después de la extirpación parcial de un tumor benigno.

Precio

El costo de la intervención quirúrgica depende de muchos factores: el tipo de operación, el nivel del centro médico, la capacitación del cirujano, la duración de la estadía en el hospital y otros. El precio promedio para la extirpación del adenoma de próstata en clínicas de la región de Moscú:

Nombre del procedimiento

Costo en rublos

Enucleación

66000 - 80000

Vaporizacion laser

desde 55000

Remoción laparoscópica

120000 -160000

Embolización arterial

180000

Adenomectomía

16000 - 30000

Resección transuratral

18000 - 21000

Atencion La información presentada en el artículo es solo orientativa. Los materiales del artículo no requieren un tratamiento independiente. Solo un médico calificado puede hacer un diagnóstico y dar recomendaciones para el tratamiento en función de las características individuales de un paciente en particular.