Dieta para la disbiosis con diarrea: un menú de ejemplo para niños y adultos

La violación de la microflora intestinal o la disbiosis pueden ocurrir en humanos a cualquier edad. Un papel importante en el tratamiento de esta patología se le da a la nutrición. Una dieta adecuada en una etapa temprana de la disbiosis puede eliminar el problema sin el uso de medicamentos y restaurar el bienestar de una persona.

El mecanismo de desarrollo de la diarrea.

La violación de la proporción de bacterias condicionalmente patógenas y beneficiosas en el intestino puede causar diarrea (diarrea). Como regla general, esta condición patológica no es una enfermedad independiente, solo indica la presencia de una enfermedad. La diarrea es una señal de la progresión de una enfermedad intestinal, acompañada de una violación de la absorción de agua. Con la disbiosis, se produce daño a la mucosa, por lo que el moco, la sangre y el pus ingresan a la luz intestinal, que es el resultado de la inflamación. Aumentan el volumen de las heces, aceleran el peristaltismo, lo que conduce a la diarrea.

Además, la aparición de diarrea a menudo se asocia con la incapacidad del intestino para absorber nutrientes, así como con contracciones activas de sus paredes (los alimentos se digieren mal y no se absorben). Cada sección del tracto gastrointestinal (tracto gastrointestinal) recibe una carga adicional, porque el anterior no hizo frente a sus funciones. Al mismo tiempo, en el intestino grueso hay una violación de la absorción de líquidos, lo que como resultado provoca su rápido vaciado, que se manifiesta por diarrea. Los siguientes síntomas se consideran la aparición de diarrea:

  • hinchazón
  • dolores agudos en la cavidad abdominal;
  • sed intensa
  • debilidad muscular
  • Mareos
  • heces sueltas;
  • falta de aliento
  • sudor frio;
  • náuseas
  • membranas mucosas secas de la boca;
  • aumento de la presión;
  • fuerte formación de gas;
  • bajando la temperatura corporal.

Reglas de nutrición para la disbacteriosis con diarrea

Los microbios patógenos, que entran en los intestinos, causan inflamación, fermentación, violación del equilibrio ácido-base, que a menudo se acompaña de la aparición de diarrea. Para normalizar rápidamente la microflora, es necesario proporcionar al paciente una nutrición adecuada. Debería ayudar en la eliminación de toxinas, no irritar la pared intestinal, proporcionar condiciones para el crecimiento de microorganismos beneficiosos. Por lo tanto, debe cumplir con una dieta determinada, un curso de tratamiento especialmente diseñado.

La nutrición para la disbiosis no implica el uso de alimentos exóticos y de difícil acceso. Todos los platos deben estar recién preparados, no se permite el procesamiento agresivo de alimentos (fritos). Además

  • la ingesta de alimentos debe ser frecuente (5-6 veces al día), en pequeñas porciones;
  • hornear en el horno, cocinar al vapor, hervir: estas son formas de normalizar el proceso de digestión;
  • se debe minimizar el consumo de sal;
  • los platos no deben estar demasiado fríos o calientes, porque es igualmente dañino para un tracto gastrointestinal irritado;
  • Si se producen procesos de putrefacción en el intestino, los alimentos grasos y proteicos deben ser limitados;
  • es mejor comer al mismo tiempo, lo que nos permitirá desarrollar un reflejo para la síntesis de jugos digestivos y enzimas.

Productos prohibidos

Con la disbacteriosis con diarrea, no necesita morir de hambre, pero lo primero que debe hacer en el camino hacia la recuperación es abandonar los productos que son dañinos y dificultar la restauración de la microflora intestinal. La dieta implica limitar o eliminar por completo:
  • carnes grasas (cordero, cerdo, pato, ganso);
  • dulces, magdalenas, productos de confitería con alto contenido de azúcar;
  • pescado (salmón, arenque);
  • leche entera, en polvo, queso, helado;
  • salchichas, cualquier carne preparada, carnes ahumadas;
  • especias (pimienta, ajo, mostaza), adobos, comida picante;
  • hongos
  • rábanos, espinacas, acedera, repollo;
  • bebidas gaseosas
  • alcohol
  • frutas agrias;
  • arroz integral, mijo, sémola;
  • huevos fritos y duros;
  • mayonesa
  • Café fuerte, té.

La lista de productos prohibidos no termina ahí. Para cada paciente, el médico, según los síntomas y la presencia de la enfermedad, selecciona un menú individualmente. Por ejemplo, una dieta para la disbiosis intestinal con diarrea implica el rechazo de frutas y verduras crudas. Aunque la lucha contra la violación de la microflora, que se acompaña de estreñimiento, no se puede imaginar sin estos productos.

Comidas Recomendadas

La composición de la microflora intestinal con disbiosis tiene un efecto positivo en productos naturales con un alto contenido de pectinas, por lo tanto, si no hay intolerancia y contraindicaciones individuales, los pacientes pueden enriquecer su dieta diariamente con platos a base de grosellas negras, duraznos, manzanas. Además, los siguientes productos se consideran permitidos:

  • pan duro o salvado;
  • un poco de mantequilla, queso;
  • productos lácteos frescos;
  • cocinado en una caldera doble o carne hervida, pescado de variedades bajas en grasa (pavo, pollo, carpa, merluza, lucio, bacalao);
  • cereales (cebada, trigo sarraceno, lentejas);
  • aceites vegetales;
  • tortilla al vapor, huevos pasados ​​por agua (pero no más de 2 por semana);
  • bebiendo agua pura;
  • pasta de trigo duro;
  • verduras (perejil, eneldo);
  • calabacín horneado, calabaza, zanahorias, papas;
  • compota sin azúcar;
  • gelatina
  • cariño
  • decocciones de rosa mosqueta;
  • bayas (arándanos rojos, frambuesas, fresas).

Dieta para disbiosis intestinal en niños

Esta patología puede aparecer a cualquier edad, pero con mayor frecuencia los niños la padecen debido a las funciones imperfectas del sistema inmunitario y los órganos digestivos. Cuanto más pequeña es la edad del niño, más fácil es alterar el equilibrio de la flora intestinal. Para normalizar la condición del bebé, debe cumplir con una dieta determinada de acuerdo con el equilibrio de alimentos ricos en proteínas y carbohidratos. La dieta es desarrollada por un médico, teniendo en cuenta las características individuales del niño. Existen reglas generales del sistema de nutrición para la disbiosis en niños:

  • cualquier refrigerio está prohibido, todas las comidas deben realizarse al mismo tiempo;
  • los platos deben estar compuestos de acuerdo con las características de la edad del cuerpo;
  • la bebida es solo 2 horas después de una comida o 30 minutos antes de eso;
  • los niños durante la dieta deben excluir completamente de la dieta todo frito, grasiento, ahumado, picante;
  • la norma diaria de azúcar no debe exceder las 2 cucharaditas;
  • la comida ofrecida al bebé debe estar tibia;
  • Es necesario alimentar al niño a menudo en pequeñas porciones.

Hasta un año

La leche materna es el mejor producto para un niño que tiene disbiosis con diarrea. Aunque si el bebé está en alimentación artificial, requerirá una dieta especial que contribuya a la rápida normalización de la microflora intestinal. La condición principal es la exclusión de la dieta de alimentos que causan fermentación e irritan los intestinos. Para un bebé con disbiosis, los dulces y jugos ácidos de frutas están prohibidos. La nutrición médica se puede dividir condicionalmente en dos etapas:

  1. A un niño de 2-3 días solo se le deben dar purés de vegetales, a los cuales el bebé ya está adaptado. Además, puede alimentar con arroz, avena, gachas de trigo sarraceno, sopas mucosas, alimentos para bebés con ácido láctico, manzana al horno, fruta guisada.
  2. Después de 3 días, puede darle al bebé un caldo de ternera o pescado bajo en grasa. La carne hervida, el arroz con leche, el kéfir, el requesón sin azúcar con un contenido mínimo de grasa son una buena adición a la dieta del niño.

Mayores de un año

La dieta de un niño mayor de un año debe ser equilibrada, completa y suave al mismo tiempo.

El menú necesariamente incluye minerales, proteínas, grasas, carbohidratos, vitaminas. Debe alimentar al bebé de acuerdo con el régimen, excluyendo los refrigerios. Servir los alimentos solo debe estar en forma tibia. Es necesario eliminar por completo del menú: alimentos grasos y fritos, carnes ahumadas, champiñones, alimentos preparados, productos de confitería, huevos. La nutrición clínica para niños mayores de un año se divide condicionalmente en 3 etapas:
  1. La dieta para la disbacteriosis al comienzo del tratamiento incluye caldos de carne magra, odiada, vegetales hervidos o guisados ​​(papas, zanahorias, calabacín, remolacha). Como regla, la carne hervida ofrece guarniciones de cereales (trigo, arroz, avena). Asegúrese de tener productos de ácido láctico enriquecidos con lactobacilos (yogur, kéfir), fruta estofada sin azúcar, caldo de rosa silvestre y pan duro.
  2. Con una disminución en los síntomas de disbiosis después de 3 días, se le puede dar al niño requesón bajo en grasa, kissel, jugos de frutas, albóndigas de vapor, puré de papas y manzanas al horno.
  3. Después de la normalización de las heces, se permite que las verduras y frutas se den crudas, pero es mejor comenzar con una pequeña cantidad.

Menú de muestra

Al compilar un menú de dieta para la disbacteriosis con diarrea en adultos, debe controlar cuidadosamente que los platos satisfagan las necesidades del cuerpo. En la tabla se presenta una dieta aproximada, se debe seleccionar un producto de cada columna:

Primer desayuno

Segundo desayuno

Almuerzo

Té alto

La cena

Segunda cena

gachas de arroz

chuletas de vapor,

gachas de alforfón con albóndigas,

requesón con crema agria baja en grasa

queso cottage bajo en grasa

galletas de centeno

una tortilla de huevo

galleta y jugo de zanahoria

albóndigas

caldo de carne

gachas de trigo sarraceno

verduras al horno

galletas

decocción

escaramujos

kéfir

leche fermentada al horno

tortilla de vapor,

pechuga de pollo al horno

puré de papas

calabaza horneada

gelatina

caldo de rosa mosqueta,

ensalada de remolacha hervida,

kéfir o yogur

Atencion La información presentada en el artículo es solo orientativa. Los materiales del artículo no requieren un tratamiento independiente. Solo un médico calificado puede hacer un diagnóstico y dar recomendaciones para el tratamiento en función de las características individuales de un paciente en particular.